Qué ver en Isla de Pascua - Visitar Isla de Pascua

Qué ver en Isla de Pascua

Ahu-Tongariki-Maletaready

Qué ver en Isla de Pascua

Isla de Pascua es una de las islas más misteriosas del mundo, y por si fuera poco, una de las más recónditas en este planeta; no hay otro territorio habitado en el mundo tan aislado en el mar. Visitar la Isla de Pascua es fácil pues tiene sólo 20 Km. de largo y 10 de ancho. Tiene una sola población, Hanga Roa, al oeste de la isla mirando a la Polinesia. Su calle principal de Hanga Roa es Atamu Tekena, donde está los principales puestos de ocio de la ciudad. Podríamos decir que la calle Atamu Tekena es la única calle comercial de la ciudad y de la Isla. El parque Nacional Rapa Nui es Patrimonio de la Humanidad desde 1.995 y abarca casi el 40% del territorio de la Isla.

Es una isla recientemente nueva en cuanto al turismo. Antes de 1994 no había ni diez mil turistas al año. Y gracias a Kevin Costner con su película Rapa Nui, le dió el empujón hasta llegar a los 70.000 turistas anuales, y sigue creciendo cada año.

Para llegar, hay un vuelo diario desde Santiago de Chile con la compañía LAN. El trayecto es de cinco horas y media y su precio ronda entre los 350 y 700 euros en función de la temporada que se vaya. En enero y febrero, LAN abre una ruta desde Lima hasta la Isla de Pascua para los que vuelan desde Europa directamente.

En la Isla de Pascua no hay apenas fauna, unas gallinas importadas por los primeros polinesios y de flora unos arbustos llamados Sophora Toromiro. Las palmas que encontrarás son importadas de Tahití. Y es que muchos antropólogos tienen como referencia esta isla de lo que puede pasar en el mundo, donde en un tiempo atrás hubo abundancia y cómo la humanidad saqueó y destruyó su propia tierra fértil, ayudado también por la Rata Polinesia. La mayoría creen que los primeros pobladores llegaron del oeste, como Tahiti, Raiatea o Las Marquesas, aunque alguno se empeñara, como el navegante noruego Thor Heyerdahl, que demostró en 1947 que se puede llegar desde el continente americano hasta Polinesia con embarcaciones autóctonas.

Moais. Las estatuas monolíticas de piedra representan el arte de la escultura en Rapa Nui. Se tallaban boca arriba para acabar los detalles de la cara, torso y brazos en el mismo lugar. Una vez realizado, el moai se desprendía poco a poco de la roca a golpe de cincel  y se bajada por unas rampas de tierra hasta unas fosas dónde caían de pie, tal y como se aprecia en Ranu Raraku, para finalizar su pulido y tallado de la espalda. Una vez acabado, el moai estaba listo para su traslado de una forma que aún no se sabe con exactitud, hay varias teorías que intentan explicarlo.

Ahu. Plataforma ceremonial donde se rinde culto a los ancestros. Forman la base para los moais.

Ara O Te Moai. Se le conoce como el sendero ancestral por el cual los Rapa Nui transportaban los Moai. Por el camino se encuentran muchos Moais tendidos en la ruta, desde la cantera de moais Rano Raraku hasta Ranu Kao, la cantera de pukaos. A pie son unas 3,5h pero se puede hacer en coche o moto.

Si se necesita comprar en un super, la Bodega GV es un gran bodega mayorista que está en la calle paralela a la pista del aeropuerto calle Hotu Matu’a.

Hanga Roa

Único pueblo de la isla y único lugar donde alojarse. Su calle principal es Atamu Tekena donde encontrarás todos sus principales comercios y puestos de alquiler de bicicletas y vehículos, así como restaurantes y pubs que hay en toda Hanga Roa.

Atamu-Tekena-Main-street

La isla tiene la Playa Pea que está muy frecuentada por surfistas. Es ideal para aquellos que quieran hacer surf en la Isla de Pascua y famosa también porque es un punto de muy fácil acceso para contemplar tortugas marinas. Es una de las pocas opciones para darse un baño y relajarse tomando el sol si no se quiere ir a la playa de Anakena que está a unos 15 minutos en coche.

Otra opción para bañarse cerca de la ciudad es el parque Hanga Vare Vare, poco después de la caleta Hanga Roa Otai (sólo hay 5 en toda la isla) y antes de llegar al cementerio. Junto a unas palmeras encontramos una bonita piscina natural rodeada de piedras alejada de la rompiente de las olas del mar y es conocido como Poko Poko.

Al lado de la playa Pea hay un moai restaurado y bonito en el Ahu Mata Ote Vaikava.

Ahu-Mata-Ote-Vaikava-Hanga-Roa

En Hanga Roa hay la Iglesia Santa Cruz que puede resultar interesante puesto que hay muchos detalles tanto cristianos como de la cultura de la isla.

El Museo Antropológico Padre Sebastián Englert está dedicado gracias al trabajo del sacerdote alemán que durante 30 años recaudó objetos y realizó publicaciones sobre la etnia Rapa Nui. Muy interesante visitarlo en cualquier día que se disponga de un rato.
Para más información, visite su web.

Para salir de fiesta en Hanga Roa, hay la discoteca llamada Piriti, en la calle Hotu Matu’a yendo hacia el aeropuerto.

La ruta por la Isla de Pascua que proponemos es de 4 días, aunque se puede hacer en 3 perfectamente, si lo que quieres es ver solo los lugares de interés más destacados o sin disfrutar el relax y la tranquilidad que te ofrece la isla. A continuación dejamos un mapa de Isla de Pascua con los principales puntos de interés:

Easter-Island-map

Isla de Pascua día 1:

Alquilar coche o moto y visitar el Complejo Tahai-Ko Te Riku. Se puede hacer el recorrido a pie, tened en cuenta que son horas andando. Si os decidís a hacerlo, salid pronto recomendando llevar agua para hidratarse bien, crema solar ya que el sol parece que no pero es fuerte, buen calzado y cómodo  (zapatillas deportivas lo mejor) y una linterna, ya que al acceder a la cueva de las dos ventanas hay un tramo que no se ve nada.
El recorrido empieza en Hanga Roa dirección Ahu Tahai hasta llegar a la cueva de las dos ventanas.

Complejo Tahai

Complejo ceremonial que ilustra cómo se modificó el paisaje, ya que para construir los tres centros ceremoniales, se rellenó el terreno con miles de metros cúbicos de tierra y piedra. También es donde hay unas puestas de sol espectaculares y se encuentra el único moai con ojos, el moai Ahu Tahai, restaurado obviamente, y algún restaurante interesante. No sólo hay los tres ahu, Vai Uri, Tahai y Ko Te Riku, si no que también encontraremos canoas y varias otras estructuras arqueológicas típicas de centros ceremoniales.

Tahai-complex

De aquí, iremos junto a la costa dirección Au Te Peu ya que si vamos hacia la derecha iríamos al museo.

Mirador Hanga Kio’e

bahía del ratón; Complejo arqueológico donde hay dos ahu restaurados, es pequeño pero bonito de ver; data aproximadamente del s. XVII. .

Hanga-kioe-viewpoint

Ana Te Pora

Es un tubo de lava caracterizado por una bóveda espaciosa que sirvió como refugio en tiempos de guerra y espacio ceremonial. Se ve como la entrada, como muchas otras, fue reforzada y modificada con grandes piedras para mejorar la seguridad dentro de la cueva. Forma parte del gran sistema de cavernas del sector conocido como Roiho, cuyo mayor exponente es la cueva de Ana Te Pahu.

Ana Kakenga

También conocida como la cueva de las 2 ventanas, ya que a través de ella se puede observar la puesta de sol, como si fuera a través de una ventana desde los acantilados. Aquí, es mejor ir con un guía, puesto que es un agujero en medio del suelo y cuesta identificarlo a menos que sepas cual es. No olvidarse de la linterna que es muy útil para llegar al final.

two-windows-cave

Au Te Peu

Simboliza la puerta de acceso a la solitaria costa norte de la isla, aún casi virgen ya que apenas llegan los turistas. Hay que descender por la izquierda del pequeño parking habilitado que hay. Es un yacimiento arquitectónico importante ya que permanece casi intacto desde que abandonaron el lugar. Aquí se puede observan varios manavai (estructuras circulares de piedra que lo utilizaban para cultivar diferentes plantas frágiles para resguardarse del viento y conservar la humedad).

Al volver a Hanga Roa, os recomendamos pararse por Tahai y esperad a la puesta de sol, una de las más bonitas de toda la isla.

au-te-peu-walk

Isla de Pascua día 2:

Ahu Tongariki

Madrugar para ver la salida del sol a Ahu Tongariki por detrás de los 15 moais, y esto se puede hacer tantos días como queráis. Recomendamos ir con un jersey porque refresca un poco y más aún si te desplazas en moto. Estas figuras fueron derribadas en el s. XVII durante las luchas entre tribus de la isla y también sufrieron golpes de gigantescas olas ocasionadas por el tsunami que se creó por el terremoto de 1960.

Ahu-Tongariki-sunrise

El moai solitario que da la bienvenida en la entrada a Ahu Tongariki se le conoce el moai viajero y moai caminante. Y es porque en 1.982 fue embarcado hacia Japón para una exposición en Osaka. Cabe decir que este moai no pertenece a este ahu.

Ahu-Tongariki-travel-moai

Después, visitar Rano Raraku.

Rano Raraku

Es un volcán donde está la cantera de los Moais. Es ideal ir después de las 14h ya que hay pocos turistas y por la ubicación del sol, se toman las mejores fotografías. El horario de visita es de 9 a 18h. Consta de dos senderos: el principal que vá por la falda exterior del volcán pasando al lado de los moais (45 minutos aproximadamente), y otro que llega hasta la laguna formada en el extinto cráter del volcán.

Rano-Raraku-Moai-mountain

Fijarse en el moai Tuku Turi, el moai que está sentado de rodillas teniendo éstas perfectamente definidas, es algo distinto a cualquier otro de los 900 moais registrados que hay en la Isla de Pascua. Se estima que data del siglo VI y es el más antiguo descubierto hasta la fecha.

TukuTuri-moai-kneeling

Ahu One Makihi. Está un poco más abajo y destaca por ser uno de los pocos moais que están tumbados cara arriba.

Después vamos pasando por otros yacimientos arquitectónicos no restaurados:

Ahu Akahanga

Se cree que pudo ser uno de los más importantes de la isla por la historia y por el número de estatuas, pudiendo ser la tumba del primer rey, Hotu Matua’a.

Te Pito Kura

Es especial ya que es el ahu del último moai llamado Paro, el moai más grande jamás movido y erigido con éxito, aunque actualmente está en el suelo. Tiene casi 10 metros de altura y más de 80 toneladas de peso. Sólo el Pukae (sombrero) pesa unas 12 toneladas siendo también uno de los más voluminosos tallados y trasladados.

Te-Pito-Kura-moai

A pocos metros hay una piedra magnética de 80 cm de diámetro en forma de ovoide conocida como Tita’a hanga ‘o te henua, y cuenta la leyenda que fue traída por Hotu Matu’a, el rey fundador del pueblo Rapa Nui, en su embarcación. Se cree que concentra una energía magnética y sobrenatural llamada mana.

magnetic stone

Tiene un alto contenido en hierro por lo que se calienta más de lo normal y hace que las brújulas se comporten de una forma extraña. Poned las manos sobre ella y captar toda su energía. Si eres mujer puedes aumentar tu fertilidad, como muchos creen.

magnetic-stone-compass

Cerca está también Ahu Heiki’i.

Ahu Heiki’i

Es el más grande de la isla con hermosos petroglifos. Entre sus vestigios hay tres grandes pukaos y se encuentran hare paenga que son casas bote, lo que eran hornos para cocinar umu pae y un pipi horekohito de piedra que se utilizaba para demarcar el lugar.

Ura Uranga

Hay cuatro moais tumbados boca abajo.

Isla de Pascua día 3:

Mirador Hanga Kio’e

De camino a Orongo, paramos en el mirador Hanga Kio’e, bahía del ratón, es pequeño pero bonito de ver y data aproximadamente del s. XVII.

Rano Kau

Espectacular cráter del volcán Rano Kau con una forma cilíndrica de unos 1,5 km de diámetro y 324 metros de altura.

La laguna interior tiene una profundidad de hasta 250 metros. En el extremo suroeste existe una fractura conocida como Kari-Kari.

Crater-Rano-Kau-Kari-Kari

Desde allí se ven los tres islotes que es donde anidaban las aves migratorias Manutaras, también llamadas Golondrinas de mar que, en la cultura pascuense, significa el ave de la buena suerte. Sus nombres:

  • Motu Kao Kao, islote agudo
  • Motu Iti, islote pequeño
  • Motu Nui ,islote grande y más lejano

Motu-Islands-Orongo

Se puede ir a pie a través de un sendero señalizado y de poca dificultad o bien en vehículo.  Aprovechad y parad en la interesante cueva Ana Kai Tangata y observad sus pinturas rupestres. También se la conoce como la cueva de los caníbales.

Orongo

Está en el mismo cráter de Rano Kao, lado oeste. Es la aldea ceremonial donde tenía lugar la competición del hombre pájaro llamada Tangata Manu.

Orongo-houses

La competición trata de unos hombres pájaro llamados hopu  representaban a cada tribu y tenían que descender por el acantilado de unos 300 metros y nadar con ayuda de una pora o flotador realizado con fibras de totora, aproximadamente mil metros hasta Motu Nui, encontrar un huevo del Manutara, gritar su victoria el nombre de su líder y la expresión: “Ka varu te puoko”, que significa afeita tu cabeza. Después atarse a la cabeza el huevo en la frente y traerlo de vuelta en perfecto estado.

Al bajar aprovechad para contemplar las vistas en el mirador Hanga Roa.

Hanga-Roa-viewpoing

Cueva Kai Tangata

Abajo de todo está.Tal y como dicen ellos, una cueva de leyenda donde hay pinturas rupestres en su interior.

Puna Pau

Es una cantera de piedra roja donde se hacían los Pukao (sombreros) para los moais. Cabe destacar la distancia donde se encuentra,  a 12 kilómetros de Rano Raraku. Imaginad cómo moverían todo ese peso con la poca infraestructura de la época.

Puna-Pau-mountain-hat-Moais

Ahu Akivi

Son los únicos moais que están mirando al mar. Lo que más fascina de lo místico que es Akivi es que está alineado con los puntos por donde sale el sol en los equinoccios de primavera y otoño.

Ahu-Akivi-moais

Ahu Vinapu

Es un centro ceremonial justo detrás del aeropuerto. Hay un tallado en piedra, quizás el mejor de la isla. Aunque consta de 3 plataformas, sólo hay dos visibles de gran envergadura y derribadas, probablemente entre los siglos XVIII y XIX. En el ahu principal hay unos bloques de piedra con un gran fino trabajo y con orientación astronómica. en el segundo, seguramente el principal atractivo de este lugar, es la peculiar columna roja que hay  hecha con escoria roja, igual material con el que realizan los pukaos. Es un moai femenino que originalmente tenía dos cabezas.

Ahu-Vinapu-moai

Sólo se conocen doce moais femeninos. Uno que se ve bastante bien fue encontrado en Anakena y  actualmente está expuesto en el Museo Antropológico Sebastián Englert.

Isla de Pascua día 4:

Playa Anakena

Hermosa playa de arena blanca rodeada de palmeras y dos esculturas.

Anakena-beach

Ahu Nau Nau

siete moais restaurados en 1978 y bien conservados puesto que cuando cayeron, fueron cubiertos por la arena de la playa. Más arriba hay otra plataforma de un solo moai, Ahu Ature Huki. Se dice que fue aquí donde desembarcó por primera vez el fundador del pueblo de Rapa Nui, Hotu Matu’a desde su tierra natal Hiva.

Ahu-Nau-Nau-Anakena-beach

Playa Ovahe

También puedes aprovechar y relajarte en la playa Ovahe, más pequeña y rocosa que mira al este, por lo que si queréis sol, mejor ir por la mañana.

Ovahe-beach

Desde ahí después, aprovechad y visitar Ahu Te Pito Te Kura.

Ahu Te Pito Te Kura

Donde hay el moai Paro más grande, de 10 metros y 80 toneladas, jamás movido con éxito.

Papa Vaka

Si sigues hacia el noreste de la Isla de Pascua, a mano derecha está Papa Vaka, donde papa significa piedra, y son dibujos o petroglifos grabados en la roca hechos por los antiguos Rapa Nui con distintas temáticas marinas. No se ven demasiado bien por la erosión durante todo este tiempo. El mayor lugar para ver petroglifos es en Papa Mangai, donde hay una mayor concentración de figuras de mangai, que significa anzuelo de piedra.

Papa-Vaka-easter-island

Te Pito Kura

Al lado casi de Papa Vaka hay un monumento con un moai derribado sin haber sido reformado. Mide 10 metros, de unas 80 toneladas y es de los más grandes que se ha transportado desde Rano Raraku.

Y casi al final llegaréis a Pu o Hiro, no es más que una piedra de un metro y poco de altura, y cuyo significado es trompeta de Hiro, antiguo dios de la lluvia. También se la conoce como Maea Puhi, piedra para soplar.

Pu-O-Hiro-stone

Para profundizar en los sistemas de cultivo de la época, también hay los Pu, hoyos de unos 50 centímetros de diámetro en áreas rocosas, para plantar Taros o Uhí.

Moverse por Isla de Pascua

Moverse por la Isla de Pascua es muy fácil y seguro ya que tiene pocas carreteras y son poco transitadas. Además de que por sí es una isla muy segura. Comentar que no se permite alquilar motocicletas de poca cilindrada a los que tienen solamente carnet de conducir B-1, o lo que es lo mismo, de coche. O tienes carnet de moto o tendrás que alquilar un todoterreno o un Quad. La otra opción sería moverte en bici por la isla, pero tienes que estar en forma ya que hay algunas subidas pronunciadas hacia el norte de la isla y siempre tendrás que volver a Hanga Roa a pernoctar.

quad-easter-island

Qué ver en Isla de Pascua

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traducir »