Barcelona Ciutat Vella

Barcelona Ciutat Vella

Conocer Ciutat Vella es conocer los orígenes de Barcelona, una capital que hasta mediados de siglo XIX vivió cerrada en sus murallas medievales. El único fragmento de las antiguas murallas que queda en pié es el que está asociado a los astilleros medievales (actual Museo Marítimo).

De entre todos los atractivos en Barcelona Ciutat Vella podríamos destacar los siguientes:

La Rambla: Exactamente 1.200 metros de calle por donde todo el mundo, turista o no. La Rambla nacía con el inicio de la modernidad, cuando el 1766 se trazó el paseo siguiendo la muralla medieval del siglo XIII. Los barceloneses la aceptaron con rapidez, casi toda la ciudad con calles estrechas y tortuosos, la Rambla constituía el espacio apto para el recreo y el paseo de todos los ciudadanos. Desde ese mismo momento fue un lugar de encuentro de todas las clases sociales.

En ella encontramos edificios destacados como el Gran Teatro del Liceo, (la ópera barcelonesa), el Palacio de la Virreina o el gran mercado de la Boquería. Al final de La Rambla, tocando al mar, encontramos el Mirador de Colón, una oportunidad única de admirar casi desde el aire esta arteria de peatones, verde y única.

El Gran Teatro del Liceo: Construido en 1847, es un equipamiento cultural único en Barcelona y uno de los teatros de ópera más destacados de Europa. Situado en la Rambla, acoge cada año grandes producciones de ópera, ballet y música sinfónica. El edificio fue destruido por un incendio el 1994 y vuelto a inaugurar en el 1999 después de una fantástica reconstrucción. Se construyó sobre el solar de un antiguo convento. La finalidad era alojar el Conservatorio de Música y, sobre todo crear un espacio donde el alta sociedad pudiera ver ópera. El Liceo se convirtió en un gran símbolo para la ciudad.

Con un aforo de 2.292 plazas y cinco anfiteatros, el Gran Teatro del Liceo de la Rambla de Barcelona es hoy uno de los teatros de ópera más grandes del mundo. La temporada de ópera, danza y música empieza en el mes de septiembre hasta el mes de julio.

Mercado de la Boqueria: El primero de los mercados municipales de Barcelona fue inaugurado el día de Sant Josep, el 19 de marzo de 1840, después de cuatro años de obras a los terrenos del antiguo convento de Sant Josep. Pero realmente es que en el mismo lugar donde está ahora el Mercado ya se encontraban en el siglo XIII los vendedores ambulantes de carne.

Con el tiempo, el mercado de la Boquería de Barcelona fue transformándose en un mercado moderno. Incorporó la iluminación de gas, y el 1914 se finalizó la cobertura metálica que, además de proteger alimentos, vendedores y compradores, daba carácter al mercado. El mercado de la Boqueria es todo un espacio de vida, historia y arquitectura de valor incuestionable.

Mirador de Colón: Situado al final de la Rambla, tocando el mar, el Mirador nos permite disfrutar de una vista panorámica de Barcelona a 60 metros de altura. Esta obra fue inaugurada en 1.888 con motivo de la Exposición Universal, dedicada a Cristóbal Colón, que al volver de su viaje en América escogió el puerto de Barcelona para desembarcar. A su interior un ascensor recorre los 51 metros de altura de su columna de hierro hasta llegar al mirador, desde donde se puede disfrutar de Barcelona a vista de pájaro: El Barrio Gótico, la Catedral, Santa Maria del Mar y la Rambla, el Puerto Olímpico, la montaña de Montjuic y Collserola.

Port Vell: Situado al final de las Ramblas de Barcelona, justo donde está el monumento a Colón (1886) construido por Gaietà Buïgas i Monravà y al que se puede subir al mirador que ofrece unas vistas increíbles. Curiosidades de este monumento son que Colón señala a Italia ya que si señalaba lo que accidentalmente había descubierto señalaría hacia las Ramblas y nadie iba a entenderlo (aunque originalmente no señalaba a ningún sitio, como la de Madrid). A un lado vemos les Drassanes Reials del s.XIV donde se encuentra el Museo Marítimo de Barcelona. Yendo hacia el mar podemos ver el velero histórico original de 1.918 en el Portal de la Pau. Es justamente aquí donde si se desea se puede subir en las tradicionales “Golondrinas” para pasear por las aguas de esta zona.

En la zona llamada Maremagnum se accede por un bonito y moderno puente flotante de madera. Este centro comercial es especialmente conocido por su estratégica situación sobre el mar, lo que permite a sus visitantes disfrutar de unas magníficas vistas. Encontramos aquí también el Aquarium de Barcelona, uno de los más importantes del mundo con más de 450 especies distintas, y el IMAX Port Vell, una sala de cine con tres sistemas de proyección gigante de películas.

Tocando ya a la Barceloneta pero sin dejar la Ciutat Vella están los antiguos Almacenes del Comercio llamados Palau de Mar recordando la época mercantil y donde se encuentra uno de los museos más visitados de Barcelona, el Museu d’Història de Catalunya.

La Torre del Reloj del Port Vell escondida en un pequeño rincón del Moll de Pescadors con una historia muy interesante a sus espaldas. Se construyó en 1772 con la intención de que fuera el primer faro del Puerto y 100 años más tarde queriendo dar otra utilidad a esta torre se instala un reloj pero con una curiosidad:  el número 7 no es sólo la hora si no también una ventana que se abre desde dentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traducir »