Qué ver en Quebec

MaletaReady-Quebec-Canada

Quebec

(5 días)

Archiconocida capital de provincia por lo que no le hace falta mucha presentación. Protegida por la UNESCO, el casco antiguo de Quebec es una ciudad amurallada con muchas casas de mucho encanto de los siglos XVII y XVIII. Muy diferente del Quebec de hoy en día, lleno de rascacielos y edificios vanguardistas. En la ciudad de Quebec se habla francés en su mayoría, pero no tendrás muchos problemas entenderte con el inglés dentro de la ciudad. Tiene fama de ser una de las ciudades más frías de Canadá y aunque sea verano, puede que refresque un poco si se levanta aire.

Todos los sitios de interés están situados bastante cerca, dentro del recinto de las murallas de Quebec, la única ciudad fortificada de todo USA y Canadá. Lo mejor es caminar por las calles pequeñas del barrio.

Todas las semanas hacen un espectáculo pirotécnico y otro de un grupo similar al Circ du Soleil (antes eran ellos quienes actuaban).

Vieux Quebec

La parte más emblemática y más interesante. Situada sobre una colina con preciosas vistas al río Saint Lawrence. Para llegar a la Haute Ville del Vieux Quebec tenemos una serie de calles cortas y empinadas que suben desde la zona de la Ciudad Baja y el Puerto. También se puede acceder tomando las escaleras de Casse-Cou (en español, “Rompecuellos”) o por el pequeño funicular.

Puedes disfrutar de las vistas de la ciudad de Quebec desde el río Saint Laurent o desde la ciudad de Levis, al otro lado de la orilla orilla sur del río Saint Laurent. Es recomendable tomar algún crucero turístico por el río Saint Laurent y contemplar Vieux Quebec i el Castillo Frontenac, aunque también se puede ver de una manera más económica tomando el ferry de transporte público que va desde el puerto de Quebec hasta la ciudad Levis en pocos minutos.

Castillo Frontenac

Dicen que es el edificio más fotografiado del mundo. Cuando te encuentres delante de él quizás dirás que no es para tanto, pero espera a dejar Quebec y me cuentas cuantas fotos del castillo tienes. Este palacio icono de la ciudad está reconvertido actualmente a Hotel. Impresionante por su torreón central mayor y sus torreones laterales de forma circular y con tejados en pico.

 Citadelle

Con forma de estrella, pasear por las calles viendo las tiendas de artesanía, parques con exposición de cuadros de pintores y comer en cualquiera de los bistros del barrio Petit-Champlain.

Hay una visita guiada gratuita que vale la pena.

Bahía de Saint-Laurent y fiordo de Saguenay

Tadoussac es la puerta de entrada a la región de Manicouagan. Es uno de los pueblos más hermosos de Quebec, donde es muy recomendable hacer una visita tranquila antes de realizar la excursión principal de la zona, que es ver ballenas, y ya de paso, otros animales como delfines, marsopas y demás especies. De hecho, se dice que es uno de los mejores lugares del mundo para divisarlas. Se puede ver en barco o una zodiac, siendo esta última la mejor recomendación puesto que eres más flexible en el mar, ya que se debe mover constantemente para seguirlas y verlas cuando salen a respirar, y además desde una distancia más corta.

Cataratas Montmorency

Están situadas a unos 15 kilómetros y tienen una altura máxima de 83 metros, más que las Cataratas del Niagara.

También puedes visitar, algunos kilómetros más al norte, la Basílica de Sainte Anne de Beaupré, un importante centro de peregrinación de la zona.

Si vas en la temporada de invierno, puedes pasar también a visitar el hotel de hielo situado a pocos kilómetros del centro, llamado “Hôtel de Glace”. Hay que tener en cuenta que la ciudad tiene un clima extremadamente frío en invierno.

Para hospedarse, me quedé en Auberge International de Quebec. Muy práctico y a unos 10 minutos a pie del Vieux Quebec.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traducir »